2014-02-26

Problemática de palomas.

Nota publicada en Tiempo Argentino escrita por nuestro director sobre la problemática de control de palomas, la plaga de aves y sus problemas asociados.

Problemática de palomas.

Las palomas y sus problemas.  


Cada vez más gente consulta sobre cómo erradicar las palomas que de una u otra manera perjudican su vida diaria. Suciedad, ruidos, alergias, olores y daños en equipos de aire acondicionado, de iluminación y frentes de edificios son sólo algunos de los problemas que este animal provoca.

La ley 12.913 del año 1943 regula la cría y adiestramiento de palomas mensajeras como de interés militar tanto estatal como particular. Esta ley declara en su artículo 8 a las palomas entrenadas y a las actividades colombófilas como de utilidad pública y prohíbe la matanza o cualquier otra agresión a las aves comprendidas en dicha ley.

El uso de palomas mensajeras como medio de comunicación es la causante de que hoy se encuentren extendidas como plaga en todo el territorio nacional, ya que cada cuartel del ejército tenía su palomar donde se criaban y cuidaban aves para este fin. Esas aves se liberaron con la evolución de las comunicaciones electrónicas y rápidamente se adaptaron a los diferentes medios.

Hoy las palomas no tienen una función social ni económica y la convivencia con las personas genera muchos problemas que en los últimos tiempo se han vuelto más graves dado que el defecturoso manejo de la basura ha provocado una altísima reproducción provocando anidamientos cada vez más cercanos a las personas y de mayor cantidad de individuos. Asimismo la paloma es portadora y propagadora de plagas como la chinche de cama, Cimex Lectularius, que genera terribles daños a la salud y costos económicos al incidir negativamente en el turismo y la hotelería.

Todos los métodos de control parecen fracasar ya que la insistencia en sus intentos de retornar a los lugares de los que se las ha ahuyentado parece no tener límites. Existen sistemas de puas plásticas y metálicas, redes, geles y repelentes químicos que suelen funcionar muy bien; sistemas de Ondas complejas de radio frecuencia que superan todo lo conocido en repelencia de aves y sistemas ridículos e ineficientes como los ultrasonidos para palomas, los búhos plásticos, los globos con ojos terroríficos y los imitadores de gritos de depredadores, entre otros. Hay empresas especializadas en prestar servicios de control de aves y en desarrollar métodos electrónicos y mecánicos que permitan el control donde no se podía.

En algunos países se utilizan anti conceptivos para llevar las poblaciones de palomas a límites aceptables. Para que estos sistemas den resultado es imprescindible que las palomas no tengan acceso a otras fuentes de alimentos y esto es imposible en Argentina ya que hay una cultura derivada de la imagen positiva de las aves que impide estos métodos. La implementación de estos sistemas lleva años de concientización y educación de la población y requiere fuertes controles que no es posible implementar con nuestra idiosincrasia.

Hoy la paloma no está declarada plaga en muchos lugares del país y está terminantemente prohibido matarla por lo que las empresas de control sólo pueden instalar métodos de ahuyentamiento o captura con liberación a distancia, aunque está en discusión la distancia a la que habría que liberar las aves para que no vuelvan, los colombófilos afirman que no se deberían soltar a menos de 700 kilómetros del lugar de captura ya que esa es la distancia que son capaces de recorrer en un día a velocidades cercanas a los 90 kilómetros por hora.  

Todo esto hace muy complicado el control de aves y ha convertido a estos animales en verdaderos enemigos de la sociedad.